Tags

Related Posts

Share This

Martes de tianguis.

imag0038.jpg

Con el pretexto de que era martes de tianguis, ayer llego muy cuco a mi casa mi buen amigo Juan Carlos, que conocí de una manera muy rarísima.
Resulta que en mis años mozos universitarios viajaba mucho en el interior de la República con mi buena amiga LA VERRUGA, en uno de nuestros viajecitos nos lanzamos a el Festival Cervantino, cabe decir que esto fue hace como 6 años ok?
Íbamos caminando por la calle y escuchamos a alguien decir… nos vemos en el rave en la noche. De inmediato Vero y yo fuimos de metiches a preguntar
-Oye y dónde es el rave???
De inmediato una comitiva de cómo 5 cabrones se nos acercó y nos dijo, pues si aquí se quedan nosotros las llevamos en la noche, pero ante nuestra negativa, se limitaron a darnos la dirección.
Por la noche nos lanzamos al famoso rave que estuvo INCREÍBLE!, fue en una loma en la que había una casa/castillo abandonado con un súper terrenote! Para echar el dancing, decir que nos divertimos como enanas fue poco, ese día no la vivimos a pura agua y bebidas energéticas (entre ellas una muy sabrosona de nombre “La Madre Tierra”, que tenía nada más y nada menos que TIERRA, jinsen, beat (que estaba de moda en ese tiempo) y no sé que tanta cosa más… deliciosa la cosa esa!
En fin, a que va todo esto, aaaah que pos el cuate que me encontré en la calle y que me dio la dirección del reven y que luego en la noche nos encontramos en el rave era el mismísimo Juan Carlos.
Han pasado 6 años, y desde entonces solo nos habíamos hablado por teléfono, luego nos vimos una segunda vez en Manzanillo (otro viaje que hice con la Vero) y luego perdimos contacto durísimo durante muchos años; Hasta hace un par de semanas, porque recibí una llamada a mi celular con una clave lada medio rara, digo por lo regular recibo llamaditas de Yucatán o Querétaro, pero esta NO MÁS NO LA UBICABA… resulta que era Juan Carlos, llamando desde Guadalajara y amenazando con que muy prontito estaría de visita/chambeando en México… y pues si, desde ese día mínimo una vez a la semana nos vemos para ver películas, fumar, chupar, cenar o en su caso todas las anteriores juntas. Tal y como pasó ayer, fue tanto el relajo que armamos, que de plano Juan Carlos se quedó a dormir en la casa… que divertido estuvo y que cruz traigo YA NO VUELVO A CHUPAR EN MARTES DE TIANGUIS me cae.

jc.jpg