Tags

Related Posts

Share This

Inseguro estar seguro

Hace unas semanas llegaba al departamento y me encontré con Sol, y me dijo -ya te enteraste que le abrieron el carro a Days??, PTA MADRE!! –pensé.
Days estaba en su cuarto, muy triste hablando por teléfono con su papá del asunto ya que resulta que por abrir su carro dañaron toda la estructura de cierre automático de las puertas, así que al carro no se podía ni entrar ni salir a menos de que fuera por la cajuela (toda una peripecia).
Del carro se llevaron el estereo y los discos de Days, incluyendo algunos que nos habían regalado a las 3 “para el depa”, según.
Al final Days tenía que llevarle diario a su papá el condenado carro para que lo guardara en su garaje porque abierto no lo podía dejar en la calle arriesgándose a que ahora si se lo llevaran.
Es increíble que lleguemos al punto de decir, BUEEENO, ME DOY DE SANTOS PORQUE SOLO ABRIERON EL CARRO… ni se lo llevaron ni estaba yo adentro, ni me apuntaron con un arma para sacarme, si estoy viva fue un buen asalto!.

No había pasado ni un mes desde el incidente del carro de Days cuando estábamos las dos chorcheando y escuchamos gritos y llantos en el estacionamiento, nos asomamos y no vimos nada, pero claramente escuchábamos una voz masculina que le contaba a los vecinos como había sido abordado por unos fulanos que se habían llevado su carro. La voz masculina eran de uno de nuestros vecinos, los gritos y llantos eran de su esposa, que estaba algo eufórica por el hecho de que habían bajado a su esposo a punta de cañón de su camioneta Liberty para robársela. Cabe señalar que estos vecinos tienen 2 carros y por la noche los mueven de tal manera que el uno no estorbe al otro cuando salgan por los horarios que tiene cada uno de ellos, por la noche cuando llega el Sr. cambiaban su Toyota por la Liberty y los asaltantes, supongo, ya les habían puesto el ojo en esta maniobra nocturna y pues les robaron la camioneta.

Esa noche me costó algo de trabajo conciliar el sueño, no puede ser que nuestro gobierno se jacte de haber reducido los niveles de inseguridad y en menos de un mes, en una misma calle, carajo en un mismo edificio 2 personas sufren los estragos de la falta de atención a este tan débil eslabón de la política mexicana.

Ya no se puede estar seguro en ningún lado… que horror