Tags

Related Posts

Share This

rayitas blancas

stripes.jpg

La misión empezó aquí, continúa acá y aquí merol termina…

La misión se complicó desde el segundo en el que nos dieron las instrucciones de evitar morir contagiados por los White Stripes y su pegajoso ritmo, Pada Bond y MoNo de JaDe perdieron comunicación debido a que uno de los intercomunicadores había sido secuestrado por agentes enemigos.
La agencia nos proporcionó un nuevo agente que nos apoyaría a pasar desapercibidos al recinto de cobre, la agente Sol, logró infiltrarse con nosotros sin mayor problema, ahí dentro del domo de cobre nos encontraríamos con 3 agentes más, pero a uno de ellos no logramos localizarlo.
Nuestros disfraces funcionaron a la perfección, blanco, rojo y negro, los colores que los conformaban, incluso uno de los agentes que se había infiltrado usaba su barba con el característico color de la sangre.
Los acordes comienzan a sonar, pero no nos parecen conocidos, los White Stripes son muy inteligentes, están pensando que con este otro grupo distraerán a Pada Bond y MoNo de JaDe de su misión de evitar morir contagiados por el ritmo.

Agentes de los White salían por todos lados, vestidos de negro con sombreros y corbatas rojas, nos buscaban entre la multitud, tratando de evitar que destruyéramos su plan, estábamos tan bien camuflajeados que no nos vieron, pero pasamos un trago amargo.
Un velo se descubrió y dos demonios salieron con sus máscaras rojas y sus trajes blancos, nos buscaron entre la multitud y al no encontrarnos la locura comenzó, los acordes a todo lo que daban.
Logramos entonces descubrir el código interno, a base de colores, blanco en los momentos de transcisión, rojo en el momento de excitación y negro en los momentos de furia y un poco de locura, poco a poco lograron que fueran cayendo todos a su ritmo, pero nadie cayo muerto, todos sobrevivieron, porque hicieron caso a nuestros consejos y contrastaron con los colores de la música al ir vestidos igual, a manera de espejo es rebote de la música en nuestras ropas hizo que sobreviviéramos aún disfrutando el ritmo.
El botón más difícil de abotonar, ese era nuestro código interno, cuando los presentes lo gritaban al unísono supimos que era el momento de actuar, la agente Sol, nos ayudó, gritamos, bailamos, brincamos, cantamos y así sacamos logramos evitar que los demonios se posesionaran de nuestros cuerpos, pero muchos no lo lograron, como zombis tarareaban OOH OHH OH OH OH OOOOH! al ritmo de su primer sencillo… nosotros aguantamos, hasta el último momento para simplemente caer víctimas del coro maldito que se apoderó de nuestros cuerpos, hasta que los White se retiraron entre vitoreos.

Pobre Pada, él si fue contagiado, es por eso que hasta ahora terminamos la misión ya que su salud se encontraba en un delicado estado.