Tags

Related Posts

Share This

Hablando de bodas … Vol. III

–En este post se omitiran/cambiaran nombres para no afectar a terceros (si así lo requiere el caso)–
Sentí que cuando ella me conoció como que no le caí bien, pero ahora se perfectamente bien que me ama durisimo!, es una niña simpatiquisima, que tiene un especial afecto por los hombres feos pero según los califica ella cachondos, para que me entiendan mejor, su hombre ideal es Mark Anthony (la verdad a mi también se me hace cachondón). Su nombre IRENE.

LA HISTORIA DE IRENE
Nos ahorraremos los detalles de como se conocieron, el chiste era que la relación era muy larga, tenían 7 años juntos y no solo había planes de boda, ya vivian juntos (en casa de los papás de ella).

La relación no podía ser más seria, ya habían pedido el crédito para la casa, comprado un carro y estaban felices por estar juntos.
Un día la hermana de Irene llegó con su amiga Juana, la chica había tenido problemas en su casa, siendo la familia de Irene tan linda, la acogio como una hija más.
Irene estaba feliz por que estaba a punto de casarse con el hombre de su vida, se fueron a visitar a la familia de él por motivos de una comida familiar.
Sentados, juntos en la mesa, disfrutando con la que sería su nueva familia y la adoptaría como una hija más. El se levanta y va a otra mesa a saludar al resto de la familia, el celular que había dejado en la mesa suena (mensajito), ella inocentemente lo lee…
Palabras de amor… a su amor… no concuerda, pero ella confía ciegamente en él, no dice nada porque en su mente solo pasa el siguiente pensamiento “Alguien se equivoco y lo mando a el celular de él”, pensamiento que se desmiente en el mensaje que siguió a este especificando el nombre de Raúl (su novio), no le quedo más que levantarse de la mesa, decirle que no se lo esperaba Y SALIR DE AHÍ LO MÁS PRONTO POSIBLE.
Al llegar de nuevo a su casa el le negó rotundamente que estuviera con Juana, que se trataba de un error y que Juana se lo iba a confirmar, y así fue, ella lo nego TODO.
Tiempo después la hermana de Irene se enteró de todo y obviamente le dijo a Juana que no le había abierto las puertas de su casa para hacerle daño a su familia, a su hermana y le pidió que por favor se fuera de su casa y encontrara otro lugar en donde quedarse.
Juana se fue de la casa, pero no solo se llevo su ropa y la poca dignidad que le quedaba, ya que tiempo después Raúl también salió tras ella.

Hace un par de meses nos enteramos de Raúl y Juana se casaron.

Irene, sigue con su vida, trabaja, vive, se divierte y como no, de vez en cuando sufre por ese hombre que no supo apreciar lo que tenía, y estoy segura de que se da de topes en la pared.
Lo tenía todo y lo dejo ir por una mujer que no es más que una carroñera, un parásito. Mira que llegar a casa ajena y meterte con otro que estaba de arrimado. Tal para cual.

Irene, sabes que mereces algo mejor, sabes que lo vas a encontrar, sigue fuerte como un roble, que si los tiempos se ponen difíciles ya estaremos nosotras tus amigas para soportar el peso de la tormenta contigo.