Tags

Related Posts

Share This

HaShoá

Jude
Ayer escuchaba en la radio a hijos de sobrevivientes del holocausto de 2ª y 3ª generación hablar de la experiencia de vivir el holocausto a través de las experiencias de sus padres y dijeron cosas muy importantes a cerca de la conmemoración de ese día, se las menciono aquí junto con mis propias ideas.
He mencionado el día de Remembranza del Holocausto sobre todo desde que empecé a vivir en Israel, y aquí es justo cuando el lector puede empezar a criticar y decir –Esta tipa qué, si ni judía es?- pero esta fecha y simplemente el genocidio, es algo de lo que por supuesto que tengo opinión, y viviendo HaShoá (día de Remembranza del Holocausto) en Israel, me marcó para siempre.
Allá, como les había platicado antes, cada 28 de abril al filo de las 10 am, una sirena idéntica a la antibombas que se usaba durante la II guerra mundial suena en el país entero, y la gente se paraliza, durante los 3 o 4 minutos de ABSOLUTO y TOTAL silencio en todo Israel, la gente detiene todo lo que está haciendo, y en un rictus total, recuerda a las víctimas del Holocausto con absoluto respeto. Esta acción se repite una vez más esa misma noche.

En la entrada del Museo del Holocausto en Jerusalem, entendí por primera vez, el por qué esta necesidad de recordar este día tan lleno de dolor, tan lleno de pérdida con tanta insistencia. Y bien se explica a las puertas del museo el por qué recordar es tan importante. Para que la memoria, el dolor de estas víctimas no sea olvidado, pero sobre todo recordamos para que nunca, nunca más sea repetido.
En el programa de la radio que escuchaba, uno de los entrevistados dijo muy atinadamente, el Holocausto no pretende de ninguna manera demeritar ningún otro genocidio que haya sucedido en el mundo, porque todos ellos son reprobables, se mencionó Rwanda, Cambodia, Guatemala. Es importante sin embargo mencionar, que los genocidios, no son otra cosa sino un acto racista, en el que una etnia es exterminada por motivos diversos, ya sea tutsis, contra hutus, blancos contra negros, arios contra judíos, estudiantes contra el gobierno. Y eso es racismo, es deplorable y es la expresión más grande y última de la ignorancia. Sin embargo durante el Holocausto y a diferencia de otros genocidios, a esta etnia no solo se le persiguió en un país, sino en todo el mundo se trató de exterminar a la raza judía, y es un hecho que sucedió SIN PRECEDENTES.
El día de ayer también, mi gran amigo Gabriel Bacalor publicó estas hermosas palabras, que les comparto:

“Hoy recordamos la Shoá (el Holocausto), la peor experiencia de miseria humana de la historia… Qué hacemos hoy para evitar que la historia de dolor se repita? Por los niños que mueren en Siria, Israel, Palestina, Ucrania, Nigeria, Kenia… Que nos sirva este día para hacer algo, pequeño pero significativo, por los que hoy estamos vivos, sin importar la raza, color, sexo u origen étnico. La única fe verdadera es el amor!”

Yo en lo personal conocí a un sobreviviente del holocausto, su entereza y su sobrevivencia me hacen conmemorar este día, así como otros días importantes en la historia de la tolerancia, otro en extremo importante y a tiro de piedra el 2 de Octubre.
Hoy escribo, para recordar a estas y todas las víctimas del genocidio, para enviarles luz, entereza y fortaleza en sus renacimientos, hoy los recuerdo para que NUNCA, NUNCA, NUNCA MÁS, permitamos que este tipo de actos cobardes y deplorables se repitan. Nunca jamás una vez más. Amén.