Tags

Related Posts

Share This

Micro Teatro

Pues bien, llegué al Micro Teatro por recomendación de mi buen amigo Gero, al principio no quería ir porque me queda muy lejos, pero no dejaba de pensar que Carilarila, venía desde Querétaro, así que no hay que quejarse.
Y la verdad es que se puede llegar al Micro teatro, en metro, en metrobus, hasta en trole, y les queda muy muy cerca de las estaciones ya que está casi esquina con Insurgentes en la colonia. Santa María la Rivera. Y si van en auto, tiene valet parking, y por qué no? También estacionamiento para bicis.
No sabía que esperar de Micro Teatro, en esta temporada de “por tus vicios” está presentando 12 obras, las mismas, duran un promedio de 15 minutos y las “salas” tienen capacidad para no más de 15 personas.
Llegamos y nos pusimos a leer las reseñas, empezamos por una triada perfecta y me encantó que cuando vas a la taquilla, ellos mismos acomodan el horario dependiendo de las obras que quieras ver, y por cada tanda de boletos que compres: Te regalan una bebida!!! Puedes elegir desde un boing de triangulito =( un vasito de agua fresca o un mini shot de mezcal. Y el resto de la comida que ofrecen está de 10 y vara.
Está padrísimo que el Micro Teatro es una casa, y entre obra y obra puedes encontrar a los actores por supuesto EN PAPEL invitándote a que veas sus puestas en escena, esto llama mucho la atención, porque como puedes encontrarte a una prostituta tirándote la onda o a una niña súper fresa texteando mientras te explica que su obra es la –más padrísima de todas-
micro
Nos gustó tanto, pero tanto, tanto la experiencia, que decidimos ver una obra más, y nos quedamos con la promesa de regresar muy, muy pronto.
Las temporadas de Micro Teatro cambian cada 5 semanas y yo solo puedo recomendarles (de momento) las obras que vi, claro en una Micro reseña:
Recuerdos robados: Triste con un toque de humor.
Fiesta en el árbol: Desgarradora, no apta para mojigatos.
Sexo, drogas y Freud: Maravillosa, altamente recomendable.
Sexting: Interactiva e hilarante.
Vayan a Micro Teatro. No se van a arrepentir!