Chuleta Mar31

Tags

Related Posts

Share This

Chuleta

Leí por ahí que esto me iba a ayudar, escribir mis sentimientos y guardarlos por aquí o donde fuera, y de hecho como ustedes mis queridos lectores saben este blog nació justamente de esa necesidad hace ya casi 10 años.
La idea era sacar todo eso que me dolía tanto y plasmarlo aquí esperando que estas palabras se llevaran el mal momento por el que estaba pasando. Funcionó.
Sí claro, en algún momento perdí el rumbo y empecé a hablar de cosas de las que tal vez no debí, pero creo que, si tuve la inconsciencia a veces de decir tantas pendejadas y no borrarlas de aquí, es simplemente como recordatorio de mi inmadurez y de que eso espero no volver a hacerlo.
No sé cómo hacer el aproach a este post en específico pero supongo que lo mejor que puedo hacer es hablar como si tuviera a quien se lo quiero decir de frente y ahí va, tal y como lo hice antes:

Tenía demasiados recuerdos que no supe cómo manejar, y en su momento fueron el motivo de muchas discusiones, y fueron también el motivo de mi regreso a Israel, el no poder manejar toda esa información, todo el pasado y todo lo que había sucedido me alejaron y me impulsaron a intentarlo una vez más en Santilandia. Y no, no dejé de quererte ni un solo momento, y no, no dejé de pensar en qué hubiera pasado ni un solo momento y escucharte, tan comprometido, tan ilusionado, tan enamorado hizo que regresara.
Pensé muchas veces, caray, si él puede superar el hecho de que he viajado, he vivido, he sentido tanto en todo este tiempo, que he hecho tantas cosas que no se comparan ni medianamente con sus vivencias, con lo que ha pasado con su familia, en su vida en general entonces debo poder superar lo que pasó antes. Me costó muchísimo trabajo, me dolía tanto, de repente, muy súbitamente lo recordaba pero a diario, me llegaba un correo, una palabra, una imagen, algo, que reforzaba que en ese momento no había nada más importante que nosotros, no yo, NOSOTROS.
Y así lo superé poco a poco, día a día, recuerdo tras recuerdo.

Quiero ser sincera y decir que no sé en qué momento te perdí, yo sé que ahí seguías pero esas palabras, esos detalles, esas llamadas, esos correos, esa inspiración se perdió en algún momento, y fue tan sutil, tan programado, que de repente me encontré de nuevo con dudas, y no solo eso, encontré cosas que no quise encontrar, y no por la confianza que me pudiste haber tenido, sino por tus descuidos de siempre. Fue tan frustrante encontrarme con alguien que justificaba sus faltas a las cosas más injustificables que dejé de confiar, deje de creer, y poco a poco deje de ilusionarme.

Tengo que confesar que cada una de las veces que exploté. Todas y cada una de las veces, dentro de mí había una voz que rezaba para mis adentros “Por favor que entienda! Por favor que se ponga en mi lugar! Por favor que vea que hago esto por respeto a mí, no por faltarle el respeto a él! Por favor, amor, entiende, discierne y regresa a mí, regresa como antes”

Yo sé que he cometido miles de errores, y que no puedo justificarme porque tengo un carácter horrible, porque soy una consentida, porque no tengo paciencia y afortunada o desafortunadamente de todo me acuerdo.

No sé, y ahora mismo la verdad es que creo que ya no me interesa la razón por la cual se perdió todo eso que sentías, y sé bien, que no soy yo la que ha dejado de sentir porque aún lloro, aún recuerdo, aún pienso en los planes y siento un vacío, me siento muy mal.
De igual manera no te justifico, porque siempre que se quiere, todo se puede, es increíble, pero cuando la vida cierra una puerta, abre una ventana, y cuando cierra una ventana igual la luz pasa a través de ella. Me queda claro que al no hablar, al no acercarte, al no intentar, al no darle seguimiento a las cosas al escucharme destrozada al otro lado del teléfono y decir “ok, voy a leer lo que me mandaste y luego hablamos” y esperar por ese “luego hablamos” y en cambio recibir un mensaje, que estoy segura, o más bien, me repito fue un error, -estoy segura de que se confundió y te mandó ese mensaje en el que ni te saluda ni te dice por favor, ni gracias, ni nada, y te trata como a una extraña pidiéndote un favor-… sí seguro fue un error. Quién es esta persona, y qué hiciste con el hombre que tanto amaba?

En algún momento vas a leer esto, y quiero aclararte dos cosas muy importantes.
1. Esto no sucedió por mi orgullo, si así fuera, las cosas hubieran terminado como hoy desde la primera vez que cortamos, esto sucedió porque yo llegue a un límite, porque el amor supero a mi orgullo y permití y acepte muchas cosas que no debí haber aceptado. Mi orgullo no te hubiera escrito hoy, mi orgullo no permitiría que me vieras ni me escucharás llorar, y mi orgullo no hizo esto.
2. No estoy enojada, todo lo contrario estoy tan triste que no se cómo pude levantarme de la cama día a día hasta hoy. Estoy triste porque de verdad, en serio quería con todas mis fuerzas con cada fibra de todo mi ser que esto funcionara. Lo intente, nadie me puede decir que no lo hice.

En esta ocasión no me quedo con nada, ni con lo bueno, ni con lo malo, ni con los recuerdos y todas esas cosas. Me quedo con lo que soy ahora gracias a lo que fui ayer y lo que viví contigo y sin ti. E iré por la vida #UnDiaALaVez sin esperar nada, ni buscando nada, simplemente viviendo poco a poco y las cosas se irán dando de la misma manera. Y sobre todo sin cuestionarme de “el que hubiera sido” porque de eso, pues para bien y para mal también ya no me queda ninguna duda.

Hace casi 9 años te dije que te deseaba lo mejor porque lo merecías, hoy te digo que te deseo lo mejor porque se que lo necesitas, en serio espero que todas las condiciones se den para que tengas absolutamente todo para ser feliz, salud, dinero, amor, éxito. Absolutamente todo lo que hayas soñado se te cumpla para que el día de mañana que por tu camino se cruce alguien que te ame, puedas ser capaz de darle todo lo que se merece, sin pretextos, ni excusas, ni miedos ni miramientos porque eres capaz. Es tan hermoso que te amen como tu alguna vez me amaste a mi y como yo te amé a ti, ser la inspiración de alguien, la razón por la que uno se levanta en la mañana con una sonrisa en la cara y se va a la cama deseándole larga vida para poder seguir disfrutando de su compañía, que no puedes pedir nada más.

.UF

Te deseo todo lo mejor siempre, en esta vida y en todas tus vidas. Y gracias por todo lo que fue y también por todo lo que jamás será.
Lo siento mucho, perdóname, te amo, te agradezco.