No paso de un buen susto Mar22

Tags

Related Posts

Share This

No paso de un buen susto

Soy mamá gallina, lo acepto, y sé que esta mal, pero no puedo evitar sentir tanto apego a mis gatos, son lo único realmente mio, mio en este país, y aunque no se puede “poseer nada y menos a nadie” todavía la cosa es más difícil, pero efectivamente no puedo evitar aferrarme a sus afectos, a sus cariños, pero sobre todo a su bienestar.
Este pasado Lunes llegué a casa luego de un día extremadamente pesado, como siempre, lo primero que hice fue buscar a mis gatos porque ya me urgía un abrazo, los dos vinieron a la puerta como siempre haciendo maullidos que siempre me suenan a un “hola mamá” o en este caso a un “dónde estuviste todo el día?”.
Poco despues estaba ya despatorrada comiendo y descansando en el sillón mientras me ponía al tanto de las noticias del día, cuando escuche un maullido como jamás había oido de parte de Luna, no la ví por ningún lado, pero persistio, me levanté a buscarla, pero al verme gritó (literalmente), poco me importó y la levante, y fue ahí cuando me di cuenta que algo estaba realmente mal porque el grito-maullido que se aventó espantó hasta a Gizmo (mi otro gato) que nos miraba desde el piso.
La barriguita de Luna estaba dura como piedra, no podía ni caminar, fue cosa de unos minutos nada más, lo que me tomo comerme dos rebanadas de pizza y ya estaba así, por suerte su veterinario esta a una cuadra de distancia, no dude ni un segundo en llevarla de emergencia, llegamos, y la doctora dijo tal cual: si no es juguetona y no suele comer cosas que se encuentra en el piso, entonces no se que tiene, necesito sacarle radiografias y observarla.
Eso hicimos, la radiografía mostraba una no grande sino INMENSA bola de pelo que por alguna razón no había podido expulsar de ningúna manera y ahora le estaba obstruyendo todo el estómago.
La pobre no podía ir al baño, y vomitó 4 veces; luego de que se le pudo tratar por fin se pudo liberar de la bola de pelo y ella tan campante.
No paso de un buen susto y sus 4 mil pesotes en radiografías y medicamentos, pero mi princesa ya esta bien.

Cuando todo pasó, no pare de llorar… soy mamá gallina.

20120322-230437.jpg