Tags

Related Posts

Share This

Alumna de nuevo

Y nos vamos por orden como prometido, no sin antes mencionar que no he posteado no porque no quiera, sino porque de verdad el tiempo se me va entre las manos, no encuentro ratitos ni para dedicarlos a mi blog, pero ya hecha esta lista se hará más fácil.

Efectivamente he estado ya en un nuevo régimen de meditación cambié de “escuela” y me siento muy contenta.
Solía anteriormente asistir a otro lugar en el que meditaba aquí en Querétaro, y no digo nombres para no entrar en detalles, siempre he creído que el estilo de vida y la tradición budista nos evita el tema de andar dando mala fama a los demás, simplemente a donde iba antes no sentía que se explicaran las cosas a profundidad, ni que los maestros estuvieran lo suficientemente entrenados para podérseles llamar “maestros” en si.
En México iba al mismo lugar, pero aquí si se veía una gran brecha de conocimiento, en México monjes daban las enseñanzas del Dharma, y aquí eran alumnos muy enrasados con su propio Samsara y no sentía que estaba adquiriendo el mismo conocimiento que ahora estoy teniendo.

Ahora bien, a platicarles de lo nuevo:

No existen las casualidades, la mente es muy poderosa.
Un día, fui a pedir informes a cerca de clases para pasar los ratos libres que de repente tengo en Querétaro, y me encontré con Casa Tibet sede Querétaro, el lugar para mi desfortuna estaba cerrado, pero curiosamente el otro lugar al que iba a recibir las enseñanzas, estaba de vacaciones, así que me di a la tarea de investigar y… TARAAAAA! Me dijeron que próximamente me enviarían información.
A diferencia de otros lugares en Casa Tibet primero te piden tomes el curso introductorio e intermedio y luego ya si sigues interesado puedes ser alumno, tome ambos cursos y me pareció un deleite, es increíble cuantas ideas erróneas pueden haber en la mente occidental, creo que ir a estos cursos estableció en mi mente lo necesario conocer a profundidad la doctrina antes de poderte llamar un verdadero budista.
Y bueno luego de los cursos empecé clases formalmente y ahora despierto como mínimo una hora más temprano de lo que solía hacerlo, me lavo la cara, despejo el sueño y medito durante 24 minutos (mínimo) al día, Lunes tomo clases, martes, voy a Casa Tibet y medito con un guía, al igual que los jueves.

Sé que el budismo siempre me ha acompañado, pero ahora, espero ser una buena estudiante y convertirlo en mi estilo de vida, solamente para ser una mejor persona hoy, en mis vidas futuras y en beneficio de todos los seres sintientes.

Así es, así es, así es.