One Sep01

Tags

Related Posts

Share This

One

Afuera llueve, y aquí dentro también, pero aquí dentro no para.
Hay un árbol en tu pierna, me pregunto si sigue floreciendo porque aquí dentro no para de llover?
Caminando, vamos y venimos, dejando rastros de lluvia por donde quiera que pasamos. Ha seguido lloviendo, ha seguido lloviendo tanto que cuando separamos nuestras manos, un gran charco evitó que las volviéramos a unir.
La lluvia habrá de parar un día; cuando así sea queso crema y pesto me despertarán por la mañana.
No queremos que el árbol se seque y muera, así que dejaremos abierta la ventana para que la lluvia nos empape de vez en cuando.

Un relámpago me iluminó por dentro.