Tags

Related Posts

Share This

Gat@

En alguna ocasión y estando en casa, chacoteando con Andres y Alexandra, se metió un gato, o más bien lo invitamos, entró, exploró un ratito y luego sin más, no lo volvimos a ver, de repente pasaba por ahí y se iba a pajarear por otro lado. Qué se le va a hacer así son esos bichitos.
Este sábado pasado me encontraba de chacha en mi casa, lavando platos, barriendo, trapeando y de más, iba a tener visitas para comer y la casa debía verse chulísima, de repente voltee hacia la estufa y ahí estaba EL GATO! Primero me dio un sustazo, porque no esperaba verlo dentro de la casa y luego… cómo se metió?, dí unas vueltas por la sala y vi por donde había trepado y entrado, lo saludé, acaricie y seguí con lo mío, pero no me dejaba ser, me seguía como una sombra.
Me agaché, lo miré a la carita y le dije, cariño tienes que irte, voy a tener visita “me entiendes” maulló dio unas vueltas por ahí y así como llegó… se fue.
Mis visitas se fueron luego de comida y película. Subí a mi habitación porque tenía que arreglarme para salir.
Y ahí estaba de nuevo el gatito, ahora si me siguió hasta mi habitación, iba y venía, se le quedaba viendo fijamente a Mundaka, y en más de una ocasión se subió a mi altar, bastaron un par de regaños y parece ser que entendió, porque ya no lo volvió a hacer.
Cuando estaba lista para salir, de nuevo lo vi a la carita y le dije, me tengo que ir, pero esta es tu casa… ven cuando quieras. Cerré la ventana, abrí la puerta para salir, y salió detrás mío sin ningún maullido.
Llegue algo tarde, luego de un chistoso episodio en el que me di cuenta que había dejado las llaves de mi carro en el antro, llegué a casa y pensé… a lo mejor debí haber dejado la ventana abierta, hace frío allá afuera y pobre gatito. Pero luego recordé que traía un collar, así que debe de ser de alguna de las casas alrededor de la mía.
A DORMIR!
A la mañana siguiente, me desperté muy temprano (tomando en cuenta que me dormí a las 6.30 de la mañana) me disponía a hacer varias cosas, pero… unos maullidos me hicieron interrumpir, lo que estaba a punto de hacer.
El gatito estaba ya en la ventana esperando entrar y para la 1 de la tarde ya había desayunado, lavado ropa, arreglado mi habitación, me había bañado y me disponía a ir al centro a “dar la vuelta”, todo esto claro con el gato siguiéndome a donde fuera.
De nuevo cuando me disponía a salir, agarré al gatito y le dije… me voy, pero ahora si te voy a dejar la ventana abierta, si quieres quédate, no tardo. Pero salió conmigo y lo vi irse mientras yo sacaba mi carro del garaje.
A mi regreso me urgía hacer una llamada, saqué mi lap top y en cuanto me levanté para cerrar la puerta de mi cuarto… El gato ya estaba esperando.
Esa noche durmió en la esquinita de mi cama, TODA LA NOCHE, le dejé las puertas y ventanas abiertas en caso de que se quisiera ir, pero ahora si creo que ya no se va a ir.

Notas mentales:
1. será que es macho o hembra??? Ja ja juro que no lo he revisado
2. me pregunto si el clima queretano está ayudando a que no me dé alergia todavía
3. si tiene dueño, no lo extrañará???
4. será inteligente o por qué me entendió tan bien todo lo que le dije?

Ahora mismo duerme a mis pies, se mueve cual humano y hasta se pedorrea como uno ja jaja!!!
Nunca fui fan de los gatos, por lo mismo de la alergia, pero no me hace mal su compañía.

Consejos se aceptan, cómo no!