Tags

Related Posts

Share This

14

Y una cosa llevó a la otra….
Cuando abro los ojos por las mañanas procuro que sea de a poquito, así es más fácil imaginarme que está ahí, dormidito, con la trompita parada, como si esperara que lo besase, entonces esa imagen se apodera de mi imaginación y entre sueños lo beso, le digo que lo amo, que no me equivoque, que va a funcionar NO MATTER WHAT. Y sonríe; sus dientes con esos espacios que al principio no me encantaban y que ahora llevo clavados en la mente y corazón.

Me quita el cabello del rostro con esos dedos largos, largos que tocan el piano; y pasa luego la mano a mi nuca, me acerca a él y me besa.
Empieza entonces eso que me gusta tanto, ese zarandeo:

-Iré yo arriba?? O lo abrazo más fuerte???.

Su mano entonces baja por mi brazo y me lleva hacia él.

– Sí, iba yo arriba, el cabello me estorba, pero eso a él por alguna razón le gusta, me dice: -deja, déjalo, y bésame.

-SI SEÑOR!, pienso… y lo beso.

Voy abriendo los ojos de a poquito, dos semanas más cariño, solo dos.

XIV xiv XVI xvi XIV xiv XVI xvi XVI xvi XVI xvi XVI xvi