Tags

Related Posts

Share This

Terriblemente cansada

Bueno, lo que pasa es que mi camión (si, me fui a Veracruz y vine de allá en camión) salió a la media noche de el 19 de Veracruz, déjenme decirles que no pude dormir NADA, porque hacía un frío tremendo, pero neta, calante, tanto que el operador del camión de plano me dijo; -señorita le va a dar a usted una pulmonía, tome mi saco!.
Y ni tarda ni perezosa, lo use como cobija, me hizo un paro la neta.
Como ya estaba acostumbrada a llegar en vivo de Mama Rumba a la oficina, se me hizo fácil tomar un baño, cambiarme y empezar un día más de trabajo pero antes de la una, ya me había quedado dormida en mi escritorio, por lo que mi jefe decidió que me fuera a mi casa a dormir.
Así lo hice, pero a las 17hrs, ya me hallaba de nuevo camino a la chamba para terminar con un montón de pendientes. Con decirles que esta mañana tenía 111 mails que checar, contestar, resolver, etc.
Y bueno, todo pasó rápido, no he comido ni aire, pero ya termine con lo más inmediato y mañana le sigo, neta, si estoy bien cansada.