Tags

Related Posts

Share This

House of Flying Daggers

Quiero contarles tantas cositas que sentí al ver esta película, que probablemente este post no terminaría.
Primero que nada, que vi la película con Israel, una personita muy especial en mi vida porque gracias a sus consejos y a su ayuda fue que pude salirme de mi casa e independizarme, es la persona con la que compartí una experiencia de vida que me llevare por siempre, no solo me ayudo económicamente sino que cuando me caí, estuvo ahí con los brazos abiertos dándome consejos y también jalones de orejas… un gran ser humano y un gran amigo. (te adoro pinche el Ryu).
Ok, ok, entremos de lleno a lo que nos compete:
Israel me regaló hace tiempo atrás un libro titulado “el arte de la guerra”, ya muchos de ustedes seguramente lo han leído, un libro lleno de estrategias de guerra y cosillas que no solo te sirven en el campo de batalla, sino en tu vida profesional y en muchos aspectos más (campos de batalla en sentido figurado si así lo quieres ver).
Y bueno no solamente eso, Israel es una persona realmente obsesionada con la cultura de la pelea, karate, capoeira, en fin todo lo que tenga que ver con los “chingadasos”, le encanta, y todo lo que tenga que ver con el cine nos gusta a los dos… así que nos lanzamos al cine un viernes por la noche y vimos House of Flying Daggers o como aqui en México le pusieron “La casa de los cuchillos”.

Sin lugar a dudas esta película esta llena de detalles visuales maravillosos, cambios bruscos y dramáticos, llena de magia y de muchísimo amor, pero del bueno -no pendejadas-, la fotografía se llevó literalmente mis palmas y las de Israel, la historia no tiene falla, y las actuaciones son una verdadera joya. De verdad les recomiendo mucho que le echen un ojito a esta peli, que seguramente muchos ya conocerán porque estuvo en el FICCO de este año, pero fue tal la demanda para verla que todas las funciones que hubo se agotaron a los pocos minutos de haber sido anunciadas.
Presten especial atención al diseño de sonido que tiene esta película porque se cuido cada uno de los pequeños detalles, los efectos especiales y mis partes favoritas:
El bosque de bambú y “El juego del Eco”… y a disfrutar esta maravilla, que definitivamente se lleva el máximo de estrellas en el MoNometro.

***** Cinco estrellas *****